Oración de la Mañana

4 de abril

Ya casi estamos en Semana Santa. Son días de procesiones, eucaristías solemnes y donde se combina el ayuno con las torrijas. También, son días especiales en la oración. Rezar supone uno de los vínculos que nos pueden ayudar a preparar los misterios que vamos a vivir.

El próximo domingo es Domingo de Ramos. Los católicos vamos a recordar cómo Jesucristo llegó a Jerusalén encima de un borrico. Le vitorearon quienes, poco después, pidieron al gobernador romano, Poncio Pilatos, que lo crucificase. Este domingo tiene un doble significado, gloria y sufrimiento, y lo acompañamos desde la oración y la liturgia.

Durante la Semana Santa, vamos a vivir liturgias muy especiales. Recordaremos la Última Cena de Jesús con sus 12 apóstoles; la traición de Judas, quien le entregó para que fuera condenado; el Via Crucis o la crucifixión. El Sábado Santo es muy solemne. La Iglesia permanece junto a María, esperando la Resurreción de Jesús…y rezando.

Oración

Dios amoroso,
Al llegar al comienzo de la Semana Santa,
Recordamos tu entrada triunfante en Jerusalén.
Cantamos tus alabanzas, gritando, “Hosanna al Hijo de David”.
Solo tú eres el verdadero Rey, el líder más grande que todos los demás.
No obstante, en tu gran misericordia elegiste ser como nosotros,
tomando forma humana y viviendo entre nosotros.
Al celebrar y aclamar “Hosanna” hoy día,
recordemos lo que pronto vendrá.
Mantennos fieles en palabra y obra,
y ayúdanos a amarte lo mejor que podamos.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.