Oración de la Mañana

5 de abril

La madre lloraba al pie de la cruz.  

En estos últimos días de cuaresma nos disponemos a recordar los últimos instantes de la Pasión de Nuestro Señor. Bien sabemos de cómo sucedió y el proceso que llevó a Cristo hasta la cruz, pero ¿alguna vez hemos pensado como debió vivirlo María?

Entre cantos antiguos que aún se rezan, se puede traducir: “estaba la madre dolorosa junto a la cruz llorando”, de esta forma podemos empezar a entender el dolor inmenso de ver a su hijo sufriendo, siendo torturado y arrebatándole su vida cruelmente. María como mujer que entiende que es la voluntad de Dios, que entiende que debe de suceder de esta forma, es fuerte y como buena madre no se separa de su hijo en los momentos más amargos.  

Sigamos el ejemplo de María y no nos detengamos en ningún momento, sigamos a Cristo tanto en el mayor sufrimiento como en la mayor gloria. Reflexionemos sobre nuestros actos, sobre si estos nos acercan o alejan de Dios y si es lo último, dejemos atrás nuestras malas acciones y busquemos nuevas maneras de hacer el bien